«Somos dinosaurios en extinción y acabaremos desapareciendo»

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Guillermo Herrero, de la librería Cervantes, cree que los negocios de la Calle Real tienen «una dependencia exagerada» de los turistas

Antes de llegar a la Casa de los Picos, la librería Cervantes resiste desde hace 115 años, no sin dificultades. Su dueño, Guillermo Herrero, celebra haber percibido en los últimos meses un cambio de actitud de «el segoviano de a pie» que les ha llevado a querer apoyar en mayor medida el comercio local: «Quizá porque ha sido el que durante las épocas más duras ha dado la cara», reflexiona.

Aunque desde esta tienda no han hecho aún balance del año, el librero se aventura a hablar de «descenso generalizado de las ventas», debido sobre todo a la falta de turismo. Herrero cree que en el caso de la Calle Real, que tiene una «dependencia exagerada» de los visitantes, los cierres perimetrales han afectado mucho más que en otras tiendas que son «más de barrio».

Sobre la ayuda recibida al sector, este comerciante señala la ausencia de apoyos, o la mala gestión de los mismos. Por parte del Ayuntamiento, critica que la única iniciativa que se ha tomado de forma específica para el sector son los bonos 'Son Compras Y Mucho Más', unos vales descargables de la web que ofrecen diez euros de descuento a los consumidores que gasten veinte euros o más.

La librería Cervantes no se ha adherido a estos bonos porque su responsable cree que «no merece la pena». Por su experiencia, cree que luego será complicado recuperar el dinero, debido al laberinto burocrático que hay que superar para hacer cualquier trámite con el Consistorio. «A mí lo que me gustaría es que, el Ayuntamiento, cuando quiera un boli, me pida precio a mí, y si yo soy feo, al de en frente, pero es que eso no lo hace», se queja Herrero, para quien de la misma forma en que la gestión de la promoción turística del municipio ha sido «brillante», la del comercio ha sido «nefasta».

El Ayuntamiento prometía inyectar en el sector más de 600.000 euros de liquidez con los bonos, pero Herrero piensa que parte del dinero se queda en campañas de publicidad en los medios de comunicación y no llega realmente nada o casi nada a los negocios. «Lo que pasa que políticamente, queda muy bien, 'vamos a hacer una campaña para el comercio', pero la realidad es otra».

«Comercio tradicional en Segovia queda muy poquito, y el comercio centenario en la Calle Real ha ido cayendo por muy diversas circunstancias, quedamos cuatro», lamenta el librero, de formación periodista: «Somos dinosaurios en extinción y acabaremos desapareciendo», añade.