Apuntes para la topografía médica de Sepúlveda, (1890) Edición Facsímil

Colocando esos papeles que se acumulan por años sin nunca tener tiempo de echarles una ojeada, Emiliano Alonso (Nano) encontró un librito, muy deteriorado, que llevaba el curioso título de APUNTES PARA LA TOPOGRAFÍA MÉDICA DE SEPÚLVEDA. 

Estaba fechado en 1890 y se había imprimido en la imprenta de Pedro Díaz Bayo, de Sepúlveda. Una muestra de cuando en Sepúlveda había y se fabricaba de todo, incluso se imprimían libros y periódicos.

Las Topografías Médicas se estuvieron realizando desde mitad del siglo XVIII hasta mitad del siglo XX y recogían descripciones del medio físico donde un médico ejercía su profesión, con datos sobre flora, fauna, fuentes, ríos, puentes, gentes que habitan ese lugar, costumbres y tradiciones y naturalmente sus enfermedades y como se curaban

Tenemos, gracias a don Eugenio Vergara García, médico titular de Sepúlveda, un retrato increíble de esa época, con la descripción de un mundo ya desaparecido, o que se conserva muy deteriorado en otras ocasiones; hace un relato muy interesante del pueblo, barrio a barrio, de la historia y los edificios e iglesias que quedan y, al fin, las enfermedades que cuida habitualmente.

Esto dice, entre otras muchas cosas de los sepulvedanos de 1890, en un capítulo titulado: DE LAS CONDICIONES FÍSICAS, MORALES Y SOCIALES DE LOS HABITANTES DE SEPÚLVEDA:….amigos de comer mucho y bien, y de beber más y mejor; pero nada pendencieros y sumamente honrados, pues a pesar de la escasez y miseria de muchos, jamás cometen atentado alguno contra la propiedad ni contra la seguridad personal…..Continúa dando datos de otras muchas facetas, no todas tan de alabanza.

Esta obra fue premiada en 1885, en el concurso anual de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Barcelona, y, como he dicho, se publicó humildemente en la imprenta de Sepúlveda. Investigamos si se conservaban suficientes ejemplares como para que en poco tiempo no desaparecieran noticias tan interesantes como las que proporcionaba, y sin contar los que queden en alguna biblioteca de Sepúlveda, tan solo encontramos uno en Barcelona, el del premio, y otro en la Biblioteca Nacional de España.

Dada la escasez, nos pareció conveniente publicarlo de nuevo, respetando el formato original, como homenaje a la imprenta sepulvedana de 1890 y así lo hicimos. Está publicado como facsímil con un estudio médico de Ana María Alonso Rubio y otro de Mª Antonia Antoranz.

Ha sido financiado por Emiliano Alonso Rubio director gerente de la empresa ROMANICA, de Zamora.

Es una verdadera joya para los amantes de las cosas sepulvedanas. Echadle un vistazo pues está semana se pondrá a la venta en Sepúlveda.

Mª Antonia Antoranz Onrubia


Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar