Tres ayuntamientos y la Diputación recibirán 22 competencias de manos de la Junta

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Recientemente el Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León aprobaba el Proyecto de Ley de Transferencias a las corporaciones locales, que supondrá dar más competencias y transferir varios centros asistenciales a la Diputación Provincial de Segovia y a los ayuntamientos de Segovia, Cuéllar y El Espinar.

 

Las competencias que se transfieren son, por un lado, del área de Juventud, la Casa de Juventud de Segovia y el campamento Alto del León; un centro dependiente de Educación: la conocida tradicionalmente como Casa Cuna de Segovia (Centro de Educación Infantil Nuestra Señora de la Fuencisla) y seis centros de día para personas mayores, dos de ellos en la capital segoviana. Además, la Diputación Provincial recibirá un total de once instalaciones recreativas, incluidos kioscos o infraestructuras similares ubicadas en ellas, así como la competencia sobre infraestructuras medioambientales de uso público del Parque Natural de las Hoces del Río Duratón.

Asimismo, el Ayuntamiento del El Espinar pasará a hacerse cargo del área recreativa de La Panera y el de Segovia del único servicio de comedor social dependiente de la Junta en toda Castilla y León, el ubicado en la Casa de la Tierra.

En toda Castilla y León se transferirán 200 centros o instalaciones y cerca de 700 empleados públicos, con el objetivo de que las corporaciones locales ganen autonomía política y administrativa para mejorar los servicios que se prestan a los ciudadanos, según fuentes de la Consejería de Interior y Justicia, a la que ha correspondido su tramitación en esta legislatura. La mayor parte de empleados públicos, 400, pertenecen a las escuelas infantiles de primer ciclo (de cero a tres años), seguidos de los empleados en centros de día (247).

El proyecto ha sido remitido ya a las Cortes de Castilla y León, que tendrán que debatirlo después del verano. Una vez aprobado en el parlamento autonómico, la Junta tiene previsto una negociación en tres tramos, uno de ellos con los municipios con una población entre 5.000 y 20.000 habitantes (en el caso de la provincia de Segovia los de Cuéllar y El Espinar), otro con los de una población superior a 20.000 (la capital segoviana) y un tercero con las diputaciones.

La aprobación de este proyecto de ley el pasado 3 de julio pasó aparentemente desapercibido para las corporaciones segovianas afectadas, ya que el proceso de tramitación está siendo largo, como lo demuestra el hecho de que la Consejería de Presidencia y Administración Territorial lo remitió al Consejo Económico y Social (CES) en febrero de 2007 para que éste emitiera un informe preceptivo. Este órgano consultivo aprobó el citado informe ese mismo mes y desde entonces no había trascendido ninguna novedad hasta principios del mes pasado.

Diputación El presidente de la Diputación Provincial de Segovia, Javier Santamaría, ha afirmado, sin embargo, que “esta relación de posibles transferencias se maneja desde hace varios meses, primero por la Consejería de Presidencia y actualmente por al de Interior y Justicia, por lo que no nos coge por sorpresa, siempre hemos tenido un información bastante clara”.

A pesar de estas palabras, cuando tras la aprobación del proyecto de Ley EL ADELANTADO se puso en contacto, tanto con la Diputación Provincial como con el Ayuntamiento de Segovia, para recoger reacciones a este nuevo avance, en ambas instituciones se recibió la petición con cierta extrañeza y comentarios como “no hemos recibido ninguna notificación de la Junta sobre ese tema”.

En cualquier caso, Santamaría asegura que la aprobación del proyecto por la Junta no supone en ningún momento “la aceptación sin discusión, porque será en una comisión mixta cuando se tendrá que ver la dotación económica que acompañará a las transferencias” de centros y competencias.

En ese momento la Diputación Provincial valorará cada caso, apunta el presidente de la institución, aunque recalca que el Pacto Local siempre le ha parecido una buena iniciativa, “lógicamente cuando se desarrolla de una manera racional y muy debatida”.

La Consejería de Interior y Presidencia ha aclarado que la voluntad de la Junta es afrontar el proceso de negociación “con una adecuada valoración de los servicios y centros” y que se tendrán en cuenta “los gastos de cada centro, el coste efectivo, el valor de reposición, los costes indirectos de gestión y el personal, entre otros factores”. Sostiene también que se salvaguardarán todos los derechos a los empleados públicos.

Precisamente este aspecto motivó un voto particular del representante de UGT en el CES, ya que, a su juicio, uno de los artículos del anteproyecto daba pie a que las administraciones locales privatizasen algunos servicios transferidos en determinadas circunstancias.

Por su parte, el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, afirma que “siempre he sido favorable a este proceso de transferencia de competencias a las corporaciones locales, pero lo que pedimos es que cuando se lleven a cabo vengan con las transferencias de crédito suficientes para que podamos asumirlas sin que suponga una carga excesiva para el Ayuntamiento”.

Arahuetes considera que el Ayuntamiento de la capital asume ya “un 28% de competencias impropias, especialmente en materia de servicios sociales, que hemos puesto en marcha porque consideramos que son servicios necesarios para los ciudadanos”.

Por otro lado, el alcalde segoviano indica que le gustaría que el municipio recibiera en el futuro competencias en materia de Cultura y Turismo, “porque estoy seguro de que las gestionaríamos con mayor provecho y eficacia”.

El procurador socialista por Segovia David Rubio, alcalde de El Espinar, será el encargado de defender en las Cortes de Castilla y León la posición de su grupo sobre este proyecto de Ley. Rubio señala que “todavía tengo que estudiarlo con detenimiento” aunque en una primera reacción asegura que ve con buenos ojos que los ayuntamientos o las diputaciones asuman competencias en materia de servicios sociales, porque están más próximos a los ciudadanos, mientras que en el caso de las áreas recreativas no ve clara la ventaja y se pregunta si tendrán que crear un servicio de guardería o vigilancia.

Fuente de la noticia: El Adelantado de Segovia, 4 de Agosto de 2008