Safari por los cielos de la región

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
Más de ciento cincuenta personas han participado en alguna de las 17 rutas ornitológicas programadas en el proyecto Trino, una iniciativa auspiciada por los grupos de acción local de la región y por las Consejerías de Medio Ambiente y de Agricultura y Ganadería a través de la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León para dar a conocer la avifauna protegida de la comunidad castellanoleonesa y promover actividades socioeconómicas en estas comarcas rurales. Los recorridos por Villafáfila y Arribes del Duero figuran entre los que mayor aceptación han tenido hasta ahora.

 Para la Consejería de Medio Ambiente, la participación de más de ciento cincuenta personas en estas 17 rutas de fin de semana ha constituido «un paso importante» para el lanzamiento del producto, que se puso en marcha entre los meses de marzo y junio del 2008, y para la creación de un nuevo mercado en torno al turismo ornitológico, que se distingue por su «alto valor añadido».
 
En concreto, y según los datos facilitados a Europa Press por la Consejería de Medio Ambiente, el «éxito» de participación en estas rutas puede medirse por el «alto grado de satisfacción» manifestado por los visitantes, un hecho que se ha reflejado en las encuestas efectuadas tras la realización de las rutas, «tanto por la organización de la actividad y atención dispensada como por la posibilidad de visión de especies». De hecho, continuaron las mismas fuentes, algunos de los participantes repitieron la experiencia en otras rutas.
En cuanto a los ratios de mayor afluencia a las 17 rutas ornitológicas de fin de semana, los recorridos por Villafáfila y Arribes del Duero, ambos en la provincia de Zamora, Sierra de Gredos, en Avila, y Hoces del Río Duratón, en Segovia, fueron los que contaron con un mayor número de participantes.
 
El resto de las rutas ornitológicas desarrolladas entre marzo y junio del 2008 tuvieron como destino La Moraña, en Ávila; Humada-Peña Amaya, en Burgos; Picos de Europa y Páramo Leonés, en León; Laguna de la Nava y Boada, Cerrato palentino y Montaña palentina, en Palencia; Altos de Barahona, en Soria; y Tierra de Campos, Riberas del Duero y afluentes, Riberas de Castronuño-Vega del Duero y Montes Torozos, en la provincia de Valladolid.
 
Supeditados al tiempo
 
En concreto, a lo largo de estos meses se han realizado 29 recorridos cuyo desarrollo, según reconocieron las mismas fuentes, estuvo «muy condicionado» por la meteorología, «ya que esta primavera se han dado lluvias intensas que han impedido la realización de numerosas rutas».
 
Además, y teniendo en cuenta la época de invernada de aves acuáticas, los promotores de esta iniciativa han programado para los próximos meses de noviembre y diciembre otras cuatro rutas en Villafáfila, con dos salidas, y la Laguna de la Nava (Palencia), con otras dos.
 
Este programa, «único en España», se concretó con la puesta en marcha de estas 17 rutas ornitológicas, tres más de las inicialmente previstas, elegidas según el potencial ornitológico y la capacidad de acogida turística de cada zona. El coste es de 45 euros por persona y ruta, con un cupo máximo de 16 participantes por grupo, que ha sido guiado por un ornitólogo y por un guía, además de la asistencia de un vehículo de apoyo en aquellos recorridos que lo requirieron.
 
El perfil de participantes que acudieron a estas actividades fue el de personas no vinculadas directamente con el mundo de la ornitología, amantes del turismo rural, demandantes de actividades complementarias dentro de un turismo de naturaleza y personas con un poder adquisitivo medio-alto.
 
Para crear las diferentes rutas, se tuvo en cuenta el potencial teórico existente en función del número de aves, el atractivo ornitológico y la posibilidad real del avistamiento de fauna, tanto en cantidad como en variedad. Además de la promoción de estos recorridos ornitológicos se organizaron también una serie de viajes de familiarización ('fam trip') para alojamientos turísticos cercanos a las rutas «como medio para dar a conocer esta actividad».
 
También se han editado guías específicas para niños dentro del programa VEN de Educación Ambiental y se ha fomentado la proyección internacional de este programa de turismo ornitológico con la participación del proyecto Trino a través de un expositor propio en las ferias europeas más importantes dentro de este mercado: Rutland (Reino Unido) y Tarifa.
 
Los países donde existe una mayor demanda de este tipo de turismo son Reino Unido, Francia y Bélgica.
 
Riqueza
 
Según recordó la vicepresidenta primera de la Junta y consejera de Medio Ambiente, María Jesús Ruiz, durante la presentación oficial del proyecto Trino, Castilla y León se ha convertido en un «refugio singular» y en una «rica comunidad faunística» con un total de 542 especies de fauna vertebrada de las que 218 son aves reproductoras, migrantes e invernantes.
 
Así, citó las 120.000 aves acuáticas invernantes que han optado por los humedales y lagunas repartidos por toda la comunidad autónoma o la numerosa presencia de la avutarda, con 8.877 individuos en las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPAs) y 10.060 en toda la región.
 
Dentro de las zonas protegidas de Castilla y León, existen también 3.364 parejas de buitres leonados, un 19% del total europeo; 2.800 parejas de alondra Dupont, un 20% del total; 223 parejas de buitre negro, un 15,4%, y 21 parejas de águila imperial, un 12% del total de la UE.
 
En comparación con los datos nacionales, Castilla y León cuenta con 80 machos de urogallos cantábricos, un 29,1% del total de España; 757 parejas de pico mediano, un 67,%; 1.818 parejas de perdiz pardilla, un 45,5%; 73 parejas de cigüeña negra, un 18,6%; 259 parejas de alimoche, un 18,5%; 117 parejas de aguilucho pálido, un 14,6%; 93 de aguilucho lanero, un 11,2%, y 135 parejas de águila real, un 10,5% del total nacional.
 
El plan de actuaciones del programa Trino se ha orientado a la dinamización socioeconómica de 692 municipios, que agrupan a más de 336.000 habitantes.
 
Fuente de la noticia: El Norte de Castilla, 4 de Agosto de 2008