Un pueblo con mucha vida

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Castrillo de Sepúlveda, que incrementa su población en verano, organiza numerosas actividades gracias a la Asociación Bernabé

Castrillo de Sepúlveda, un pueblecito del nordeste de Segovia, pedanía de Sepúlveda, celebró el fin de semana su cada vez más conocido y afianzado festival de música y danza tradicional Castrifolk. Castrillo no tiene más de ocho habitantes, pero en verano van todos, gentes que vivieron, y segundas y terceras generaciones que han pasado y pasan el verano en el pueblo con familiares y amigos que se llevan en el corazón. Hace unos años se decidió formar la Asociación San Bernabé para, entre todos, y con una aportación simbólica, hacer cosas por y para los castrillanos. En ese sentido, una semana antes de las fiestas patronales, se celebra la semana cultural. Una semana de actividades para todos (mayores y niños) donde se baila, se pasea, se juega, se acampa, y, sobre todo, se ríe y disfruta del pueblo y sus gentes. El colofón de la semana cultural es el Castrifolk. Un festival de música y danza tradicional que se celebra desde hace seis años. En él han actuado gentes de la talla de Vanesa Muela o La Fuente y Ronda. Este año han tenido el honor de contar con el conocido músico segoviano Jesús Parra, Hombre Folkíbero, presentando un repertorio que hizo las delicias de pequeños y mayores haciendo bailar y cantar a todos.

A continuación actuó el grupo de paloteo de Abades, que impresionó a todos con sus coreografías casi acrobáticas, bailes que se mantienen desde el siglo XVI. Y desde la sierra segoviana se desplazaron a Castrillo los dulzaineros de San Rafael, que con sus dulzainas y tamboril hicieron bailar y disfrutar a todos. Durante el festival también actuaron los locales, Belmonte y Pleite, que con sus canciones cargadas de sentimiento hicieron vibrar de emoción al entregado público castrillano y consiguieron llegar al corazón como cada año. Como culminación del evento, dado que este año se ha celebrado un taller de percusión tradicional con cacharros de cocina, los participantes del curso dirigidos por el músico tradicional Sergio Pleite hicieron bailar a todos al son del almirez y las botellas de anís. Y todo este evento conducido por Estrella Martín.

Pero esto no acaba aquí. El próximo fin de semana se celebran las fiestas patronales en honor de La Virgen del Otero. Además de las actividades de siempre, el viernes 30 de agosto se celebrará el primer festival Kastrirock, donde las guitarras eléctricas y los decibelios harán saltar y bailar a un público entregado.

Comments are now closed for this entry