La diócesis impulsa la colaboración cultural y patrimonial con los municipios

El pasado año, más de una decena de acuerdos con ayuntamientos hicieron posible la recuperación del patrimonio local

“La Iglesia no está unida a ideologías ni a partidos, y su colaboración con la sociedad civil está marcada por la tarea evangelizadora, el respeto a la ley y la independencia”. Con esta frase, el Vicario General de la Diócesis, Ángel Galindo, deja a las claras la posición diocesana a la hora de abordar proyectos e iniciativas con las que mostrar su implicación en una sociedad que, por el contrario, parece dar la espalda a los valores cristianos.

El esfuerzo de la diócesis para ser parte activa del tejido social de la provincia se concretó el pasado año a través de acuerdos, convenios y colaboraciones con los ayuntamientos, como las instituciones más pegadas a la realidad de los ciudadanos. En este sentido, Galindo asegura que 2019 fue un año “intensivo en el diálogo y la relación con los ayuntamientos, especialmente en el ámbito de colaboración cultural y patrimonial”.

“Normalmente, los sacerdotes suelen tener una fluida relación con los alcaldes, y aunque mantienen su autonomía en el gobierno y la gestión de sus parroquias, fácilmente se acomodan a las expectativas que proceden en los alcaldes”, precisa el vicario general, que pone como ejemplo la colaboración en las fiestas patronales, la presencia en residencias de personas mayores y la cercanía con los centros educativos como ejemplos del diálogo interinstitucional.

El desarrollo de proyectos conjuntos a través de convenios –en buena medida relacionados con el patrimonio eclesiástico- pone negro sobre blanco a la colaboración que municipios y diócesis mantienen en la provincia. En este sentido, Galindo pone de manifiesto como ejemplos el recientemente firmado con el Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso para permitir el uso de los locales y el centro parroquial de Valsaín como hogar de ancianos, jardín o parque, dotando de oficialidad a un acuerdo tácito entre ambas partes que necesitaba una regulación.

De igual modo destacó la colaboración con el Ayuntamiento de Sepúlveda para la cesión de dos templos parroquiales y su conversión en museo y Centro de Interpretación del Parque de las Hoces del Duratón respectivamente, así como la que mantiene con Turégano para la gestión de actividades del castillo.

También puso de manifiesto la importancia del acuerdo firmado en Carbonero el Mayor para potenciar la recuperación de la antigua iglesia de Fuentes de Carbonero, que será cedida al Camino Neocatecumenal quien rehabilitará el templo para transformarlo en un centro de oración y retiro. De igual modo, el convenio con el Ayuntamiento de Collado Hermoso ha hecho posible el restablecimiento de la iglesia parroquial y el cementerio.

El ingente patrimonio arquitectónico de la provincia obliga a la diócesis a llevar a cabo una importante inversión anual, que en el presupuesto del ejercicio 2018 supuso más del 30 por ciento del gasto total de la diócesis. En este sentido, Galindo señaló que hasta ahora son las parroquias las encargadas de su mantenimiento y conservación, pero los efectos de la ‘España vacía’ en forma de despoblación amenazan con poner en peligro el estado de templos e iglesias de indudable valor histórico.

Sobre este aspecto, Galindo señaló la importancia de “comenzar a pensar en una fórmula para que las instituciones públicas o privadas sean las encargadas de mantener el patrimonio cultural, ya que los gastos de las parroquias por este concepto suponen cien veces más que lo que se recibe de instituciones estatales”. “El obispado no es una empresa de producción, sino de gestión, y gestiona los bienes de las parroquias para mantener solidariamente aquellas que tienen menos capacidad”, indicó.

COHESIÓN SOCIAL

Por otra parte, Galindo destacó el fomento de la cohesión social como uno de los valores más importantes de la labor diocesana, enmarcada siempre desde el cumplimiento de sus fines evangelizadores. Sobre este aspecto, destacó la importancia de instituciones diocesanas como Cáritas o Manos Unidas, o la labor de los profesores de religión, misioneros, y catequistas que hacen ver “que la sociedad no está montada exclusivamente en el dinero, sino en la generosidad y en el servicio”. “El pensamiento cristiano hace que la Iglesia esté formada por personas de paz, pese a sus defectos –indicó- y allá donde hay una propuesta de solidaridad, allí hay personas creyentes aportando su impornta solidaria”.

Prueba de esta colaboración son actividades como campamentos o iniciativas para niños y jóvenes, peregrinaciones y la llegada a Segovia de nuevas congregaciones de religiosas que comienzan a abrir nuevas formas de colaboración.

CULTURA

Capítulo aparte forma la implicación de la diócesis en las iniciativas culturales que se desarrollan en la provincia. En este sentido, el Vicario General subraya el apoyo “contínuo” a la celebración de conciertos de música y villancicos con arreglo a las prescripciones que la Conferencia Episcopal prevé para la realización de estos actos en los templos. Sobre este aspecto, aseguró que la normativa “exige que el tipo de concierto respete el carácter sagrado del templo”, circunstancia que en la práctica totalidad de las ocasiones en las que los ayuntamientos solicitan templos para conciertos se cumple.

Galindo alabó también la buena sintonía que la diócesis mantiene con el Ayuntamiento de Segovia, donde la relación es “cotidiana y cordial”, y que no sólo se circunscribe a actos puntuales como los desfiles procesionales en las solemnidades religiosas o en la fiesta de La Fuencisla, sino que se extiende también a otros contenidos de carácter divulgativo y cultural. Sobre este aspecto, valoró de forma expresa la labor de la Fundación Don Juan de Borbón como “vehículo necesario” para el desarrollo de proyectos que han puesto en valor el patrimonio intelectual y musical de la diócesis.

El Museo ‘Splendor Fidei’, ejemplo de trabajo conjunto

La puesta en valor del patrimonio artístico de la diócesis ha sido desde siempre uno de los ejes estratégicos de la labor de la iglesia en Segovia. Conscientes de la importancia de los bienes artísticos y culturales que se conservan en iglesias y templos, los responsables diocesanos han buscado siempre fórmulas que permitan combinar el mantenimiento y la protección con la necesaria divulgación social de un patrimonio que protege y custodia la Iglesia pero que debe conocer la sociedad.

El mejor ejemplo de esta fórmula es el éxito del museo de orfebrería religiosa que en abril del pasado año abrió sus puertas en el Palacio Episcopal, en el que se conservan cerca de dos centenares de valiosas piezas de arte sacro de toda la provincia, que han sido cedidas para su exposición en este espacio museístico. Ángel Galindo subrayó la importancia de este museo como lugar de encuentro del patrimonio artístico de la provincia y foco de divulgación no sólo para quienes visitan Segovia, sino también para los propios segovianos; y destacó la generosidad de las parroquias de toda la provincia que han hecho causa común con esta iniciativa cediendo sus piezas para la exposición.

Por otra parte, señaló que el museo ‘Splendor Fidei’ cuenta también con espacios de ocio y cultura que pueden ser aprovechados por los segovianos, y señaló que desde su apertura, el museo ha recibido ya un buen número de actos culturales (exposiciones, congresos, conferencias, etc.) donde se ha destacado las amplias posibilidades de este recinto como foco cultural.

Comments are now closed for this entry